El sistema SIRA de gestión del comercio exterior le permitió a la Aduana hacer un control exhaustivo de importaciones y bloquear irregularidades que presionan sobre las reservas

Un trabajo meticuloso de la Dirección General de Aduana (DGA) comenzó a cerrar un ciclo de “judicialización” del comercio internacional que se profundizó tras la pandemia, en un contexto de brecha cambiaria ascendente que incentivó el “stockeo” como resguardo de valor mientras las reservas del Banco Central (BCRAcomenzaron a escasear.

El organismo que desde la llegada de Sergio Massa a Economía lidera Guillermo Michel, mantiene una tensa relación con el sector privado que se ve afectado por mayores controles a través del Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA) y normativas que restringen el acceso a divisas.

Entre cruces verbales y denuncias en la justicia, hoy la DGA vitorea la caída de medidas cautelares por más de u$s 3000 millones, en un momento más que crítico por el efecto que produjo la sequía en el ingreso de divisas del agro.

En los últimos 10 meses la justicia rechazó 6 medidas cautelares por un monto total de u$s 3.250.198 de pedidos que fueron solicitadas por grandes importadores de Cerveza, Lámparas y tubos de luz LED; Telas y Grifería; en general, aluden que la demora en el ingreso de la mercadería pone en riesgo su producción, una situación que luego no pueden demostrar en los tribunales.

En consecuencia, y más significativo aún, es el monto que se evitó erogar de las cuentas públicas, a partir de más de 51 desestimaciones que hicieron las propias empresas ante los juzgados, y que asciende a u$s 2.905.818.091.

Si bien no se trató de mera “buena voluntad” ya que el sistema SIRA significó un “borrón y cuenta nueva” para la DGA, sirvió para analizar caso por caso y, además, estableció que las empresas con trámites en la justicia no accederían a nuevas autorizaciones para importarpara la Aduana el balance continúa siendo positivo, pese a las tensiones que se generaron.

Aunque en off algunos empresarios asienten que “Michel se equivoca con el control excesivo” y aseguran que la actividad del comercio exterior “atraviesa su peor momento en décadas”, en los números, la lupa que puso la Aduana sobre el comercio internacional se ha vuelto crucial para evitar maniobras de sub y sobre facturación, una práctica que crece en momentos de brecha cambiaria.

Por sectores, el de tejidos y textil acumuló 22 solicitudes desestimadas por un total de u$s 1.153.718.969; luego, los neumáticos con 6 cautelares dadas de baja alcanzaron los u$s 920.947.589 y el rubro juguetes con sólo 3 pedidos descontó u$s 76.480.945.

El resto de las desestimaciones de rubros diversos como alimentos, autoelevadores, blanquearía, marroquinería, elementos médicos, grifería, herramientas, iluminación, informática, materiales eléctricos, pisos, productos nutricionales, sanitarios, software y hardware ascienden a u$s 698.225.452. 

Noticias Relacionadas


Balanza comercial: estiman que Argentina tendrá superávit de u$s16.000 millones en 2024


,

Desde que comenzó el año, la balanza comercial fue superavitaria lo que le permitió al Banco Central más de...


El BCRA completó la licitación de los bonos para pago de deudas y giro de dividendos


,

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) completó en su novena licitación la totalidad de los 3000 millones...


Pymes: las exportaciones crecieron 2% en el primer trimestre, pero 9 de los 16 rubros sufrieron caídas


,

En el primer trimestre del año las exportaciones de las empresas pymes crecieron 2%. Alcanzaron los US$ 2.157 millones...