El Gobierno nacional envió al Congreso un anticipo de lo que será el proyecto de Ley de Presupuesto para 2025. Allí especificó la permanencia de las retenciones, ratificó la eliminación del impuesto PAIS y la baja de la recaudación por los tributos al comercio exterior. En el mientras tanto, avanzará con desregulaciones en materia comercial.

Para lo que resta del año, el Poder Ejecutivo estima que las cantidades exportadas subirán un 20,9% mientras que las importadas se reducirán en un 17,7%. Medido en dólares, las exportaciones de bienes y servicios subirán un 14,4% y las importaciones se reducirán un 20,7%, lo que permitirá cerrar el año con un superávit comercial de u$s 21.918 millones.

¿Qué espera para 2025?

El Gobierno espera que se mantenga el aumento de los volúmenes enviados al exterior. Dentro de los tributos vinculados a la actividad comercial externa se destacan el impuesto PAIS, que reducirá su aporte al año próximo ya que está previsto que desaparezca a finales de este año.

En el caso de los derechos de exportaciónse espera que lo recaudado el año próximo aumente un 52,8% respecto de 2024. A pesar de esta suba, el Ejecutivo proyecta que las retenciones recorten su participación sobre el total: pasarían de ser el 1,25% del PBI al 1,21% en 2025, en función de las cantidades, precios y tipo de cambio.

En el caso de los impuestos aplicados sobre las importaciones (derechos de importación y tasa estadística), los recursos aumentarían un 48,7% a los registrados en 2024. Esto respondería al aumento de las importaciones y la suba del tipo de cambio.

Qué se viene

En el Presupuesto, el Ministerio de Economía aseguró que continuarán con la reducción de los costos de importación y con medidas para estimular las exportaciones y facilitar las operaciones comerciales. Incluyó además avanzar en la mejora de los procesos antidumping, las adecuaciones arancelarias, el desarrollo de la Ventanilla Única de Comercio Exterior, la simplificación de reglamentos técnicos y el desarrollo de nuevas herramientas.

Para lo que resta del año, son seis los puntos principales sobre los que se seguirá avanzando:

La revisión de reglamentos técnicos, de los cuales hoy Argentina tiene 42 reglamentos en distintos productos y rubros que tienen que ser revisados en gran parte para adaptarse a las nuevas condiciones técnicas y de mercado, pero que apunten hacia la facilidad en el comercio.

Continuar con la baja y revisión de aranceles, al igual que se hizo en insumos del sector automotriz, o neumáticos y línea blanca.

Simplificación de regímenes, como el de inversiones o de importación de bienes usados, que dan beneficios a algunos sectores pero plantean, según señalaron, todavía algunas trabas burocráticas que se traducían en desincentivos para su uso.

Lograr que la Ventanilla Única de Comercio Exterior centralice la mayor cantidad de operaciones. En el mediano plazo, se avanzará sobre la interoperabilidad para que todos los organismos intervinientes puedan hacerlo en la misma plataforma, y el sobre digital, para reducir los envíos físicos de información y mejorar la trazabilidad.

Se mantienen además mesas de trabajo con otros organismos para revisión de procesos y en paralelo en programas de fomento a la exportación, con foco en los potenciales exportadores.

Redactora de Economía (El Cronista)

Noticias Relacionadas


Cepo al dólar, lo que más preocupa a las empresas del sector exportador


,

Las empresas de comercio exterior confían en que se eliminan las restricciones en los próximos doce meses pero frenan...


Qué propone el Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones


,

La Ley Bases crea el Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones (RIGI) que otorga una serie de beneficios fiscales,...


Gobierno argentino oficializó medida que impactará en la disponibilidad de transporte aéreo para cargas


,

El Gobierno de Javier Milei oficializó su política de “cielos abiertos” mediante un decreto publicado en el Boletín Oficial, en el...