Después de encontrar el éxito inicial con un avión robótico de fumigación de cultivos, la empresa emergente Pyka de California desarrolló un transportador de carga autónomo que podría estar entre los primeros de una ola de nuevos aviones eléctricos que llegarán al mercado y que podrían cambiar la forma en que se transportan las mercancías.

Michael Norcia dice que no estaba planeando hacer un avión de carga. Cuando fundó Pyka en el garaje de sus padres en 2017, el plan de juego era construir un rociador de cultivos autónomo eléctrico como un trampolín hacia el santo grial que buscan muchas empresas emergentes de aviación: aviones de pasajeros no tripulados y sin emisiones.

Pero después del éxito inicial en 2021 rociando campos de banano en Costa Rica con el avión Pelican de Pyka, Norcia le dice a Forbes que las empresas que buscaban un gran dron de transporte de carga comenzaron a llamar. “Seguían viniendo a nosotros diciendo: ‘Su tecnología está más avanzada que la de cualquiera. ¿Podés modificar esto para hacer un avión de carga? ”.

El lunes, Pyka presentó una versión de carga de Pelican con un alcance máximo de 240 kilómetros cuando transporta una carga completa de 181 kilos. Tiene 20 metros cúbicos de espacio interior, suficiente para que quepan cinco bolsas de comercio electrónico de cubierta blanda. Pelican Cargo tuvo su primer vuelo de prueba en diciembre, y espera que el cliente de lanzamiento Skyports comience los servicios de prueba diarios en el Reino Unido a islas en alta mar no reveladas en la segunda mitad de 2023.

Un servicio demandado

Norcia, el CEO de la startup con sede en Oakland, dice que tiene 80 pedidos y opciones para Pelican Cargo de Skyports y otros dos clientes que no identifica. Algunas de las órdenes, una “minoría”, dice Norcia, son firmes con depósitos. Un cliente busca usar el avión en el Caribe. Al igual que con el rociador de cultivos, Pyka está alquilando el avión en términos que no revelará.

La compañía dice que los bajos costos operativos del avión eléctrico, que se espera que sean de US$ 15 por hora de vuelo debido a los menores costos de energía y mantenimiento, y su capacidad para despegar y aterrizar en solo 150 metros le permitirán servir a comunidades remotas que actualmente dependen de botes o transporte terrestre para necesidades.

Dirigirse inicialmente a poblaciones rurales aisladas y desatendidas es la forma más fácil de lograr que los reguladores de seguridad permitan que el avión robot vuele, dice Norcia, de treinta años. Es un paso para convencer a los funcionarios de que Pelican Cargo es lo suficientemente seguro para atender áreas más pobladas.

La entrega de paquetes de comercio electrónico en dos horas en lugar de diez horas es un beneficio pequeño e incremental para quizás mil millones de personas”, dice. “Pero es más difícil obtener la aprobación de eso que un enorme beneficio para, ya sabes, mil personas”.

El negocio del futuro

Norcia dice que quien tenga éxito en el transporte de carga con aviones eléctricos autónomos probablemente también será el ganador del mercado de pasajeros. “Es simplemente una progresión muy lógica pasar de acumular millones de horas de vuelo en el espacio de carga a luego ascender en una especie de nivel de riesgo total para el espacio de transporte de pasajeros”, dice.

Muchas otras empresas emergentes de aviación apostaron por el mercado de carga, como paso intermedio hacia los aviones de pasajeros o como objetivo final. Beta Technologies, de Vermont, convenció a UPS para que pruebe su avión eléctrico pilotado, que puede despegar y aterrizar verticalmente como un helicóptero. Beta espera obtener la aprobación de seguridad para comercializarlo en 2024. Elroy Air, con sede en San Francisco, cuenta con FedEx como cliente de lanzamiento para su dron de carga híbrido-eléctrico, con pruebas previstas en Dallas este año. Otra empresa de la zona de la bahía, Xwing, quiere robotizar aviones pequeños como el Cessna Caravan para transportar mercancías.

Norcia dice que lo que separa a Pyka de todos los demás competidores de la aviación eléctrica es simple: es la única compañía que opera comercialmente un gran avión eléctrico autónomo.

Pyka actualmente tiene cinco fumigadores de cultivos volando en América Central. Desde julio de 2021, estuvo realizando servicios de prueba para una empresa anónima que Norcia describe como “uno de los productores de banano más grandes del mundo” y recientemente comenzó a trabajar con otra. Él dice que ambos están interesados en escalar hasta alrededor de 100 aviones cada uno.

Jeremy Bogaisky (Forbes Argentina)

*Con información de Forbes US.

Noticias Relacionadas


Reunión con las autoridades de la VUCE


,

Miembros de la comisión directiva de la AAACI se reunieron con autoridades de la Ventanilla Única de Comercio Exterior...


Entrevista al presidente de Fecacera por el canal Youtube de la Aaaci


,

El presidente de Fecacera (Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina), Federico Rodríguez, habla sobre el...


La innovación disruptiva es un camino para generar nuevos y mejores mercados


,

La noticia política más relevante en las relaciones económicas internacionales argentinas es la sucesión de reuniones del presidente Milei con...