Por falta de dólares para pagar a proveedores el exterior, General Motors tampoco producirá este semana

El sector automotor y autopartista es uno de los más afectados ya que debe financiar sus importaciones por plazos de 180 a 360 días. Esto provoca que exista una deuda de varios miles de millones de dólares con proveedores y casas matrices.
Desde los proveedores internacionales se venía anticipando que se cortaría el suministro de productos ante la falta de pago, pero hasta el momento no había sucedido una interrupción de los envíos de tal magnitud que obligara a una terminal a parar la actividad por dos semanas.La empresa informó a Ámbito que “continúa trabajando para recomponer la cadena de suministro de varios de los proveedores que han suspendido el envío de piezas con motivo de la falta de pagos al exterior. GM reitera su compromiso de reanudar sus operaciones en su planta de Rosario a la mayor brevedad posible”. Los componentes faltantes provienen de distintos mercados, incluso de países asiáticos.

En la fábrica en las afueras de Rosario se producen los modelos Tracker y Cruze. Este último vehículo se encuentra en el fin de su ciclo de vida y antes de fin de año saldrá definitivamente de la línea de montaje, tal como adelantó Ámbito.

La decisión de la automotriz estadounidense se suma a otras paradas realizadas por otras terminales por distintos motivos.

Por ejemplo, en los últimos tiempos, Renault, Nissan, Stellantis y Volkswagen suspendieron la actividad por problemas de suministros de piezas o ajustes de stocks.

Por Horacio Alonso (Ámbito)

About Author

Noticias relacionadas