Tras el resultado de las elecciones primarias y el salto del dólar oficial las empresas se encuentran “sumergidas en un laberinto de errores y modificaciones”; la deuda comercial crece y las fechas de pago se dilatan

“La importación hoy, es un conjunto de trabas que no se circunscribe a una sola cuestión“, explicó a El Cronista un referente de la dirigencia empresaria y advirtió que la cadena de pagos está cortada entre un 60% y un 70%.

Hasta el jueves, antes de las PASO, los operadores describían los diferentes “artilugios informáticos” como parte del escenario de inestabilidad política que generó saltos en el dólar informal e impulsó al Banco Central (BCRA) a concentrar los ingresos por la liquidación del maíz a contener la ampliación de la brecha cambiaria.

Sin embargo, tras el resultado de las elecciones primarias y el salto del dólar oficial, las empresas se encuentran “sumergidas en un laberinto de errores y modificaciones”, aunque reconocen que el problema no es técnico. “Todos sabemos que esto está siendo manejado para que los pagos no salgan“, indicó un importador de insumos médicos.

Pero no todos comparten el optimismo ya que, los cálculos indican que gran parte del monto que ingresará desde Washington ya está comprometido con otros prestamistas. “Hay que ver si autorizan que parte de ese dinero se utilice para cancelar los compromisos comerciales con el exterior”, indicó un empresario de la industria pyme.

Además, ya está asumido que una de las condiciones que está poniendo el staff técnico del organismo internacional para hacer efectivos los giros pendientes es reducir el saldo negativo en la balanza comercial, a partir de bajar el umbral de importaciones a los u$s 3800 millones, mensuales.

Por eso, frente a una deuda comercial que asciende a u$s 14.000 con proveedores del exterior, desde entidades asociadas al comercio internacional describen el contexto como un “pre default comercial” que se aceleró en las últimas tres semanas y, además, se encareció entre 30 y 50 por ciento con las últimas medidas: Impuesto PAÍS (entre 7,5% y 30%) y devaluación (22%).

En ese sentido, quienes operan en comercio internacional, reconocen que parte de la devaluación del dólar oficial ya estaba trasladada a precios por la aceleración de la cotización paralela y la utilización de dólares financieros para importar, sin embargo, plantean que, ante la incertidumbre y la falta de precios y plazos de referencia para reposición “todo se vuelve a pasar a costos”.

Cuidar las importaciones

Ante este panorama agreste fuentes del Gobierno asumieron que el Impuesto PAIS puede mejorar fiscalmente lo perdido por la baja de retenciones y confiaron en que puede llegar a “superar” el golpe que generó la sequía en la recaudación fiscal, lo que ayudará a cumplir una meta central con el Fondo.

Además, justificaron las medidas económico-financieras en la necesidad de fortalecer reservas“La acumulación orgánica es por exportar más y cuidar las importaciones“, dijo un funcionario del equipo de Massa.

En concreto, la cartera de Economía, ahora bajo mayor presión por la tensión política y la necesidad de dar respuesta a demandas sociales como la recomposición de ingresos, acelera el “plan puente” con la expectativa -aun-de llegar al próximo año que promete mejores resultados, por el desempeño del sector agroexportador”.

Noticias Relacionadas


Cepo al dólar, lo que más preocupa a las empresas del sector exportador


,

Las empresas de comercio exterior confían en que se eliminan las restricciones en los próximos doce meses pero frenan...


Qué propone el Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones


,

La Ley Bases crea el Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones (RIGI) que otorga una serie de beneficios fiscales,...


Gobierno argentino oficializó medida que impactará en la disponibilidad de transporte aéreo para cargas


,

El Gobierno de Javier Milei oficializó su política de “cielos abiertos” mediante un decreto publicado en el Boletín Oficial, en el...