Desde el Gobierno buscan bajarle el precio a la presunta suspensión del swap de monedas. Preocupación por las reservas, pero también por las inversiones chinas en el país y la falta de nombramientos en el gigante asiático

La relación bilateral entre Argentina y China no atraviesa su mejor momento. Tras haber logrado incorporarse a los acuerdos de la Franja y la Ruta, ahora se encuentra en suspenso la instrumentación del swap con el gigante asiático. Frente a las versiones extraoficiales que aseguran que el financiamiento chino está caído, el Gobierno busca relativizar esta idea y asegura que la demora en su aplicación “es normal por el cambio de gestión”. Se esperan mayores detalles de lo que en principio trascendió de la agencia estadounidense REDD Intelligence, que asegura que se trata de información “confirmada por tres fuentes del Gobierno saliente”.
“La verdad es una enorme noticia para el fortalecimiento de las reservas argentinas, para de alguna manera acelerar todo lo que es el pago de importaciones pymes, y también para tener capacidad de intervención en mercado”. La frase la pronunció el excandidato de Unión por la Patria, Sergio Massa, en octubre pasado tras la ampliación del monto disponible del swap por en u$s6.500 millones. Fue el ex presidente Alberto Fernández quien había viajado a China para confirmar la renovación del instrumento, tras una reunión bilateral con el mandatario asiático, Xi Jinping. El segundo tramo era de libre disponibilidad u$s5.000 millones pero el gobierno chino decidió en su momento adicionar u$s1.500 millones.
Un encuentro del mismo calibre se entiende como la acción más relevante, aunque no la única, para subsanar una relación entre los mandatarios Javier Milei y Xi Jinping que no inició, pero ya está atravesada por una serie de declaraciones desafortunadas y gestos poco diplomáticos por parte de la actual gestión.
En ese sentido, la performance como canciller de Diana Mondino no deja conforme al cuerpo diplomático chino. El lunes 11 una delegación especial estuvo de visita en Casa Rosada, donde participaron Milei y su funcionaria abocada a las relaciones exteriores. Fue encabezada por Wu Weihua, vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de China y enviado especial de Xi.
Pese a que la vocera de la Cancillería china Mao Ning indicó tras el encuentro que “los dos países son socios estratégicos integrales y nuestras relaciones bilaterales están en buena forma”, no resultó grato para los chinos que Mondino sostenga el rechazo del ingreso argentino a los BRICS o dude sobre la transparencia del swap al tratarse de un acuerdo confidencial. De todos modos, el Gobierno aseguró que la reunión fue “excelente”.Luego de la cita, Milei le compartió una carta a Xi, donde le solicitó su apoyo y la prórroga del swap. Mondino se limitó a decir que el desembolso del instrumento “es algo que deberán resolver los titulares del Banco Central de China y el del Banco Central de Argentina”. Antes, el mandatario deberá solucionar una serie de inquietudes que impactan negativamente en el segundo socio comercial de Argentina.

Para un país al que le resulta prioritaria la gestualidad política en una relación bilateral, no es aceptable la falta de designación de un embajador en Beijing. De momento, en representación de Argentina se encuentra Valeria Varone y solo mantiene rango de secretaria. A su vez, está congelada la apertura del nuevo consulado en la ciudad de Chengdú, contemplada en la firma de los acuerdos de la Franja y la Ruta.

Tampoco queda definido el futuro de las obras donde el Estado chino aparece como inversor, como la ampliación del parque solar Cauchari en Jujuy, el tren Belgrano Cargas en Córdoba, o las represas en Santa Cruz. Misma situación con las inversiones mineras por parte del sector privado vinculadas al litio. A nivel nacional, quien presenta mayor urgencia por enmendar el distanciamiento es el Ministro de Economía, Luis Caputo, ya que se encuentra en búsqueda de financiamiento para un Banco Central con reservas en terreno negativo.

Si fuera por los dichos de Milei en agosto, quien resaltó que no hace tratos con “comunistas”, en alusión a China, donde “la gente no puede hacer lo que quiere, y cuando lo hacen, los matan”, estas inversiones deberían interrumpirse. Su declaración televisiva mereció un comentario del vocero de la cancillería china, Wang Wenbin: “Si el señor Milei visitara China y experimentara por sí mismo, es probable que llegue a conclusiones muy diferentes sobre la cuestión de la libertad y seguridad del pueblo chino”. De todos modos, el país asiático hizo llegar su reconocimiento tras la asunción del flamante mandatario.

Para el economista Leandro Mora Alfonsín, como país en desarrollo, Argentina “tiene que maximizar los puntos de negociación que podamos tener con China”. En ese sentido, sostiene la importancia de “tener plena conciencia de los puntos de negociación abiertos en materia tecnológica, de moneda y comercial, dado que es un destino importantísimo de nuestras exportaciones agroindustriales”. Sobre la ejecución del swap, considera que es una medida “muy importante para garantizar una tranquilidad económica que está permanentemente en disputa y cuestionamiento”. “Va a ser clave en los próximos meses dado las últimas medidas tomadas”, concluye el especialista.

Por Nazarena Lomagno (Ámbito)

Noticias Relacionadas


Dólar: el camino hacia el fin del cepo


,

Si logra mantener buenos resultados en materia fiscal sin que la conflictividad social se dispare, el gobierno podrá levantar...


Las exportaciones, la clave del nuevo modelo económico


,

Las exportaciones de bienes y servicios son cruciales para el funcionamiento de la economía argentina por múltiples factores asociados...


AFIP tomó una drástica decisión con las importaciones


,

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) tomó una drástica decisión con las importaciones. La titular de la entidad, Florencia...