Las navieras optarán por transportar contenedores de clientes con precios contractuales de 2024, más rentables si el mercado sube, dicen en Xeneta

Las navieras subirán los precios para salvar sus cuentas. –Xeneta advierte a los clientes que han firmado contratos a largo plazo con las navieras a los precios de finales de 2023 de que podrían ser las primeras en sufrir las consecuencias si el mercado cambia.

Las cadenas de suministro de todo el mundo podrían estar en grave peligro debido a los aumentos previstos en el costo del transporte marítimo de mercancías a lo largo de 2024. La consultora Xeneta ha analizado en profundidad las últimas tarifas y ha calificado el mercado actual de insostenible.

El costo de mover mercancías por vía marítima se ha reducido durante 2023 casi un 60% para los contratos a largo plazo a nivel global y en algunos corredores, como las rutas transatlánticas a la costa este de EEUU, o del Lejano Oriente a Europa, han caído alrededor de un 80% tanto las tarifas a corto como a largo plazo.

De hecho, los fletes son tan bajos que las navieras están subcontratando a empresas para que transporten sus mercancías, pero las grandes compañías no van a permitir que esto continúe y subirán los precios.

Podría ser en 2024 o más tarde, pero es inevitable y será más pronto que tarde, dicen desde Xeneta, que advierte a los clientes que han firmado contratos a largo plazo con las navieras a precios de finales de 2023 de que podrían ser las primeras en sufrir las consecuencias si el mercado cambia.

Las navieras examinarán los contratos acordados en 2023 y, en muchos casos, los considerarán no rentables, por lo que aprovecharán todas las oportunidades que tengan para no transportar los contenedores de esos clientes, aseguran.

En cambio, optarán por transportar contenedores de clientes con precios contractuales de 2024, más rentables si el mercado sube. Parece injusto, y quizá lo sea, pero están en su derecho de hacerlo.

Este es el tipo de comportamiento oportunista que vimos en las compañías navieras durante la pandemia para salvar su cuenta de resultados”, indican desde la consultora, que alerta de que “las empresas se enfrentan a un verdadero reto a la hora de mantener intactas las cadenas de suministro si sus mercancías están bloqueadas en un puerto al otro lado del mundo”.

Si hay una salvación para ellas puede ser el exceso de capacidadque ha alcanzado niveles récord en 2023. Si este exceso continúa, las navieras no tendrán incentivos para elegir entre transportar los contenedores de menor o mayor precio y recogerán ambos.

Numerosas amenazas
La actual recesión económica ha provocado un descenso del gasto de los consumidores y de la demanda de mercancías, lo que supone malas noticias para el sector del transporte marítimo. Por ejemplo, los contenedores transportados entre Extremo Oriente y la costa oeste de EEUU han caído un 16,2% durante 2023.

A la inflación, la subida de los tipos de interés, el coste de la vida y el menor consumo mundial de bienes, se suman las turbulencias en todo el mundo, ya sea en Ucrania o en Oriente Próximo, por lo que se vislumbran cielos muy oscuros en el horizonte.

Para colmo de males, en 2024 entrará en vigor el régimen de comercio de derechos de emisión y se aplicará con mayor rigor el Indicador de Intensidad de Carbono de la OMI, que obligará a las compañías a pagar por sus emisiones.

El hecho de que el coste del transporte marítimo sea tan bajo significa que no hay dinero en el mercado, pero al mismo tiempo, se está pidiendo a estas navieras que gasten enormes sumas de dinero en la compra de nuevos buques para la transición ecológica.

Al mismo tiempo, los clientes quieren que el transporte marítimo sea ecológico, pero no están dispuestos a pagar por ello. En conclusión, Xeneta aconseja a las empresas que dependen de la red de transporte marítimo que se mantengan ágiles y receptivas ante los riesgos y oportunidades emergentes durante 2024.

Con información de Cadena de Suministro

Fuente: rm-forwarding

About Author

Noticias relacionadas