El Banco Central puso en alerta a quienes adhirieron al programa de incentivo exportador

“Los agentes económicos que hayan vendido soja en el marco del Programa de Incremento Exportador no podrán acceder al mercado de cambios para compras de moneda extranjera ni tampoco realizar operaciones con títulos y valores con liquidación en moneda extranjera”. Esta información emitida por el Banco Central de la República Argentina el lunes pasado por la tarde tiene solo tres líneas, que cayeron como un balde de agua fría en el sector del campo. La comunicación estableció que esta disposición entraría en vigencia al día siguiente. Más tarde, se aclaró que no incluye las personas humanas.

En el sector se enojaron con el Gobierno por haber cambiado de manera abrupta las reglas de juego, pero sobre todo se enojaron con sí mismos, por haber creído en una palabra oficial cambiante.

Ahora, quienes pedían por un dólar malbec, o por un dólar tecno y hasta por un dólar limón, ven que son válidas las peligrosas marchas y contramarchas sin preaviso.

El Programa de Incentivo Exportador entró en vigencia el 5 de septiembre, y fijó “un tipo de cambio transitorio de US$200 para las operaciones de venta al exterior del complejo soja hasta el 30 de septiembre. Lo anterior redundó en una mejora del precio pagado por la exportación y la industria exportadora en la plaza local, acelerando las ventas de soja”, comentó la Bolsa de Comercio de Rosario. Sin embargo, el veranito tal como se propuso inicialmente duró poco.

Para Gustavo Idígoras, presidente de Presidente de la Cámara argentina de la industria aceitera y centro de exportadores de cereales, “la medida claramente va a tener un efecto en el flujo de venta de los productores, acopiadores y cooperativas hacia los exportadores. No hay un efecto directo sobre estos últimos, pero si sobre las empresas agrícolas, que tienen un volumen significativo. Los flujos de ventas normales de las 400.000 toneladas por día podrían sufrir una caída sustancial en los primeros días”, afirmó el directivo, en diálogo con LA NACIoN.

Mientras tanto, cambiar las reglas en la mitad de un juego no es lo que se necesita para exportar más, sobre todo en un contexto donde pueden bajar los precios y se necesita reforzar cantidades.

Noticias Relacionadas


Por un desplome en las importaciones, el superávit comercial superó los u$s2.000 millones en marzo


,

Este saldo positivo se explica por el desplome de las importaciones en más de un 36% interanual y un...


Cómo brindar buenas respuestas a un mundo cada vez más convulsionado


,

El intercambio comercial en el hemisferio norte evidencia serios problemas de continuidad y promete, por lo que la geopolítica...


Aerolíneas latinoamericanas registran crecimiento del 13.7% en carga aérea


,

Carga aérea | La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) publicó los datos correspondientes a los mercados mundiales de carga aérea...