El apetito por las divisas no se refleja sólo en el mercado informal o el financiero, también aparece en el sector productivo. Pese a que la actividad económica muestra señales de estancamiento, las empresas aceleraron los pedidos de acceso a divisas oficiales y superaron los u$s10.000 millones

Las empresas importadoras que acceden al Mercado Único Libre de Cambios solicitaron en marzo un 30% más de divisas que en febrero. El salto se da pese a que la actividad económica mostró en el segundo mes del año un tímido avance del 0,2%. En el Gobierno entienden que las firmas buscan “cubrirse” con mercadería del exterior ante un eventual salto devaluatorio. El Ministerio de Economía refuerza los controles y busca garantizar que los dólares se destinen a la producción.
En términos interanuales, la caída en las compras al exterior fue del 4%. Pero la base de comparación es alta, de hecho el año pasado fue récord en compras al exterior. Así y todo en octubre pasado cuándo Matías Tombolini le solicitó a unas 25.000 empresas la planificación de sus necesidades de divisas para 2023, las 8.000 que presentaron el cronograma pidieron entre un 30% y un 50% más que el año anterior.
En cualquier caso, está claro que el ritmo de crecimiento proyectado en el presupuesto (3%) o en los organismos internacionales (0%) no coincide con el llamativo optimismo de los importadores. La primera lectura que hacen en el Gobierno es que las empresas buscan cubrirse con el stock de sus productos o insumos dolarizados ante una eventual devaluación. “Hay quienes buscan importar cualquier cosa porque lo que quieren importar es la brecha cambiaria”, señaló un fuente de peso en el área.En diversas reuniones, los funcionarios del Palacio de Hacienda trasladaron la inquietud a la Unión Industrial Argentina (UIA) y la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en Argentina (AmCham). Entre las empresas es tema de conversación recurrente la dificultad para acceder a divisas. Las restricciones son un hecho concreto, aunque “del otro lado también juegan”, señalan en Comercio.

Las maniobras para hacer uso de la brecha cambiaria no incluyen sólo las conductas precautorias de “sobrestockeo”, también hay otras delictivas como la sobrefacturación de importaciones o la subfacturación de exportaciones, donde la Aduana con la conducción de Guillermo Michel, ya realizó procedimientos por más de u$s4.000 millones.

El último sector apuntado por este tipo de maniobras es el transporte internacional. Los costos de los fletes se dispararon a nivel global a causa de la pandemia entre el 2020 y el 2021, luego comenzaron a retornar a los valores más cercanos a los habituales entre 2022 y 2023. Esta reducción de costos pareciera no visualizarse en el volumen de divisas que algunas firmas giran desde Argentina. Por eso, el Banco Central decidió la semana pasada poner un plazo de 90 días para el acceso a los dólares para los pagos de este servicio.

ámbito.com | Andrés Lerner

Por Andrés Lerner (Ámbito Financiero)

Noticias Relacionadas


El Gobierno prepara apertura gradual del cepo con prioridad para importadores


,

Hacia el segundo semestre, busca unificar el tipo de cambio y flexibilizar las condiciones económicas, mientras mantiene el impuesto...


Gracias a Vaca Muerta el país ahorró una millonada de dólares en importaciones


,

La compra al exterior de combustibles y lubricantes se desplomó 67% en el primer trimestre a la vez que...


LOGÍSTICA: Se reactiva la demanda de inmuebles logísticos


,

El repunte del mercado en el en el AMBA llega tras la incertidumbre electoral que afectó los períodos anteriores....