Si bien destacan que se trata de un escenario aún positivo para Argentina, “no es tan prominente” como el año pasado. Un menor crecimiento esperado para Brasil y China, sumado a un precio más bajo de las commodities, son los principales factores esgrimidos por los analistas

Después de registrar un superávit de u$s15.000 millones en 2021, el escenario global para el comercio exterior se plantea “menos favorable” para 2022. Así lo advierten analistas y consultoras privadas, que remarcan que este “no sería un año tan alentador como el año pasado para nuestras exportaciones”.

Por caso, desde la consultora LCG realizaron un informe en el que proyectan para este año un menor “viento de cola” en el contexto internacional. “Conviene tener presente que 2022 se presenta con más riesgos desde el frente externo que 2021. Por lo pronto, por sobre el rebote pos pandemia, nuestro principal socio comercial -Brasil- mantiene un crecimiento anémico, con proyecciones que se centran en 0,3% anual para 2022, en un año electoral donde la incertidumbre política podría frenar su economía. A su vez, China lejos está de crecer a las tasas que lo hacía hace una década (el FMI proyecta un crecimiento de 4,8% anual para este año) y las presiones por un endurecimiento de la política monetaria por parte de la Fed y del BCE a raíz de la inflación creciente en el hemisferio norte prometen ir contra la liquidez global y el precio de los commodities, algo que jugó a favor el año pasado”, remarcaron desde la firma, y sostuvieron que se trata de un “escenario aún favorable, pero no tan prominente como el de 2021”.
“En 2021, la mejora en términos de intercambio jugó un rol clave. El incremento en los precios de nuestras exportaciones fue en torno al 26%, que fue casi el doble que el de las importaciones, cuyo precio creció en promedio 15%. Esto permitió sostener el saldo comercial superavitario. Eso, pese a que el crecimiento de las cantidades importadas, que crecieron 30%, casi triplicó al de las cantidades exportadas, que fue del 13%”, analizó a Ámbito el consultor económico Santiago Manoukian, quien agregó: “Es decir que la mejora en los términos de intercambio, permitió compensar el desbalance en términos de cantidades. Incluso, cuando se ve el superávit comercial del año pasado, se ve que más de la mitad de ese superávit se explica por la dinámica de los precios internacionales”.Manoukian sostuvo que el año pasado “hubo un factor exógeno excepcional, que no esperamos que se repita este año”. “Para el 2022 esperamos un contexto en donde los precios internacionales muestren un escenario menos propicio, por distintas razones. Por un lado, el mercado no está esperando otro ‘boom’ del precio de los commodities. Además, el hecho de que la Reserva Federal esté apuntando sobre las tasas de interés, eso ha jugado históricamente en contra del precio de los commodities. El año pasado, con la inundación de liquidez y la debilidad del dólar a nivel internacional, eso favoreció los precios: pero esperamos una reversión de ese proceso este año”, sostuvo.

“Un punto adicional que se puede sumar es que, ante la perspectiva de que la Fed suba la tasa de interés, que el dólar pueda fortalecerse todavía más, y eso puede generar que haya una devaluación mayor en las monedas de nuestros socios comerciales. Eso podría quitar un poco más de competitividad a Argentina. Por lo tanto, los efectos de los movimientos de la Reserva Federal vienen por varios canales”, analizó Manoukian.

Proyección

En ese escenario, desde la consultora Abeceb habían señalado que el 2022 “no sería un año tan alentador como 2021 para las exportaciones argentinas, que caerían un 4% a los u$s74.818 millones, una noticia que preocupa dado el crecimiento del 5,1% esperado para las importaciones, las cuales equivaldrían a u$s66.407 millones a fines del presente año”. “De tal manera, la Balanza Comercial evidenciaría una pérdida de casi la mitad del Saldo Comercial en 2022 (u$s8.410 millones). Un hecho sumamente preocupante para una economía en la cual el comercio exterior es el principal ingreso de divisas”, señalaron desde la firma.

Por su parte, desde LCG remarcaron: “Con todo, el Índice de Condiciones Externas que anualmente elaboramos indica que las condiciones favorables que primaron en 2021 se desvanecen en 2022. No obstante, hay que resaltar que 2021 reflejó niveles extraordinarios y 2022 mostrará niveles ‘normales’, que superan incluso los alcanzados entre 2015-2020”.

Fuente: Ámbito Financiero

Noticias Relacionadas


El BCRA mantiene la racha positiva, pero advierten por la falta de “virtuosismo” en la acumulación de reservas


,

El BCRA acumuló compras por USD14.000 millones desde mediados de diciembre hasta la semana pasada. Analistas destacaron que este récord...


Milei y el desafío de romper con una premisa geométrica


,

Es muy común en política confundir los silencios con aparentes indefiniciones, lo mismo que confundir la demora en decidir...


La agroindustria pide desregulaciones y simplificaciones por u$s 400 millones


,

El CAA planteó un cronograma de eliminación de retenciones y un relevamiento de normas nacionales para desregulación y simplificar que...