Fue el 27 de septiembre, cuando los controladores de JetSMART -Indigo Partners Holdings- ingresaron una notificación a la FNE, comunicando las intenciones de American Airlines de adquirir un porcentaje minoritario de la aerolínea. En octubre, la autoridad de libre competencia solicitó nuevos antecedentes, y el 11 de noviembre dio por completada la consulta. Y abrió la investigación para evaluar si la transacción podía generar prejuicios a la competencia.

“Se sugiere la aprobación de la operación de manera pura y simple, por no resultar apta para reducir sustancialmente la competencia”, diría la entidad tras su análisis; un paso clave para concretar la transacción que, de materializarse, se sumaría a las líneas aéreas locales que tiene a grandes actores del rubro en su propiedad: Latam Airlines con Delta y Qatar, y Sky Airlines con Avianca.

Un control negativo

“Los derechos que adquiere American como accionista minoritario podrían concederle control negativo sobre Jetsmart”, señala la autoridad. Es que, si bien el porcentaje sería menor, la fiscalía es clara en plantear que los derechos que adquirirá la aerolínea le permitirán influir decisivamente en la administración y sus sociedades filiales.

La operación consiste en la compra por parte de American Airlines de un porcentaje, pero además, ambas poseen una alianza de códigos compartidos, un acuerdo de programa de viajeros frecuentes y otros acuerdos comerciales.

En su informe relata que en Sudamérica, American ofrece vuelos que conectan las principales ciudades de varios países de la región con algunos de sus aeropuertos centrales en Estados Unidos. Respecto de Chile, la línea aérea cuenta con dos vuelos directos: Santiago-Dallas y Santiago-Miami.

Indigo, en tanto, es una sociedad administrada por la empresa de capital privado Indigo Partners LLC, con experiencia en el desarrollo de aerolíneas de formato ultra-low cost. Su filial JetSMART opera en Chile vuelos directos dentro del país, además de conectar diversas partes de Chile con ciudades en Perú, Argentina, Uruguay, Brasil y Colombia.

La FNE señala que las partes no coinciden, ni actual ni potencialmente, en la comercialización de los mismos par origen-destino tanto para el transporte de pasajeros como de carga, así como tampoco se superponen sus tramos. Ello, en atención al modelo de negocios ultra low-cost de JetSMART, centrado en vuelos de menos de tres horas de punto a punto y sin escalas, que hace que los vuelos a Norteamérica sean poco atractivos e inconsistentes con su modelo. American, en tanto, no cuenta con ningún derecho de tráfico aéreo que lo habilite a operar rutas al interior de Chile o dentro de Sudamérica.

Fuente: IATA News

 

Noticias Relacionadas


El BCRA mantiene la racha positiva, pero advierten por la falta de “virtuosismo” en la acumulación de reservas


,

El BCRA acumuló compras por USD14.000 millones desde mediados de diciembre hasta la semana pasada. Analistas destacaron que este récord...


Milei y el desafío de romper con una premisa geométrica


,

Es muy común en política confundir los silencios con aparentes indefiniciones, lo mismo que confundir la demora en decidir...


La agroindustria pide desregulaciones y simplificaciones por u$s 400 millones


,

El CAA planteó un cronograma de eliminación de retenciones y un relevamiento de normas nacionales para desregulación y simplificar que...