“La afectación es totalmente transversal”, dice un representante empresario familiarizado con las importaciones al ser consultado sobre el “estado del arte” de la aprobación de las SIRAs y el estricto cepo comercial y cambiario que el Gobierno cierra cada vez más.

“No tenemos forma de saber los faltantes (de insumos importados) sector por sector porque llegó a tal nivel el freno que abarca a todos. Todo está afectado, absolutamente todo”, subrayó.

No obstante, empíricamente en un relevamiento por cámaras, el podio lo encabezan los alimentos, electrónica, productos terminados para consumo, autos terminados e incluso bienes de capital que, según datos del mercado, registran un nivel de aprobación del 10%. A esto se le debe agregar que los plazos de pago ya están en los 365 días.

Oleaginosas

Si dejamos de lado el consumo interno, y observamos la actividad industrial exportadora, la situación es también compleja: el polo aceitero, principal generador de divisas, no logró ningún tipo de aprobación y recibió un 100% de observaciones en sus requerimientos de importación de oleaginosas, necesaria para revertir la capacidad ociosa en las plantas provocada por el faltante de materia prima local debido a la sequía y la disminución de materias primas locales.

“Las SIRASE (permisos para girar dólares por el consumo de servicios internacionales, entre otros, los fletes) están todas paradas. Pero, además, algo que nunca se vio y está pasando: los insumos intermedios y otras materias primas llegaron a un nivel de abastecimiento inédito; no se aprueba nada”, continuó.

Hay una excepción, o dos.

En el primer rubro están las empresas que traen productos en el marco de los acuerdos de precios con el Gobierno. Se da el caso que una misma empresa tiene SIRAs aprobadas por este tipo de mercaderías, pero ninguna para insumos de otra línea de producción.

“El tema acá es que una misma empresa, en una solicitud, pone distintos tipos de productos y puede llegar a mezclar algunos bajo acuerdo de precios con otros que no lo están, y el resultado es que le aprueban todo. O le observan todo”, explicaron desde un estudio contable y aduanero que tramita SIRAs para sus clientes.

En el otro grupo, y lejos de cualquier confirmación, están quienes tienen una “llegada más ágil” a la Secretaría de Comercio. La brecha en la aprobación de SIRAs que se puede percibir, por ejemplo, en electrónicos con cierta matriz nacional en su terminación respecto de otros, es total.

Datos

De acuerdo con IntegraComex, empresa que realiza el seguimiento de 1 de cada 4 SIRA que se presentan en la Argentina, el martes pasado se habían aprobado el 4% de las solicitudes elevadas en los últimos 15 días.

En su informe destaca el mejor desempeño de la opción de utilizar el Yuan en lugar de dólares para los requerimientos: el 18% de las oficializaciones optaron por la moneda china -que restringe el universo de origen a la nación asiática- y obtuvieron un nivel de aprobaciones del 9,4%.

“Para las tramitaciones que registran los bloqueos BI15 (licencias automáticas) y BI34 (licencias no automáticas) que son aprobadas, la demora máxima está en los 13 días. Si se observan, el plazo llega a los 90 días, y luego se anulan”, explica el reporte.

Entre los datos salientes del día a día del empresario argentino que mantiene proveedores en el exterior para su producción (el 80% de las importaciones tienen destino industrial en la Argentina) es que la herramienta “solicitud de contacto” con la Secretaría de Comercio -clave para pedir prórrogas ante el vencimiento de las SIRAS- estuvo caído durante 10 días. En este período, se habrían anulado muchas SIRAs porque nadie pudo tramitar sus respectivas prórrogas.

Según el seguimiento de IntegraComex, en los últimos 30 días, la aprobación global de SIRAs rondaba el 35,8% de las oficializaciones presentadas. Ese porcentaje cayó a más de la mitad en los últimos 15 días: 15,8%

Excepción

“En el último mes, el 40,2% de las empresas no registraron ningún tipo de aprobación. Un 6,7% logró que le aprobaran el 20% de las presentaciones que hicieron. Sin embargo, hay casi un 28% de las empresas que lograron el vía libre total: 100%”, destaca el trabajo.

En este último grupo están, nuevamente, aquellas CUIT registradas en “Precios Justos”, entre otros.

Otro dato que llama poderosamente la atención es que tampoco sea fluida la aprobación de permisos para aquellos operadores que recurren a divisas propias para cancelar operaciones o que, incluso, paguen desde cuentas en el exterior.

En el primer caso, apenas un 17% de las presentaciones fueron aprobadas en los últimos 15 días y sólo un 6% lograron ser oficializadas: el 77% de las CUIT que declararon divisas propias al momento de registrar operaciones resultaron observados.

En tanto, aquellos que declararon pagos desde el exterior, aún cuando fueron los que más porcentajes obtuvieron de aprobaciones entre los múltiples sistemas de pagos elegidos, tuvieron un 40% de presentaciones observadas y un 51% de aprobaciones.

Sin embargo, aclaran desde IntegraComex, estos porcentajes deben tomarse cómo dato puntual y no como tendencia, debido a la alta variabilidad o aleatoriedad que se le asigna a las presentaciones según la opción de pago solicitada.

Emiliano Galli (Trade News)

Noticias Relacionadas


Reunión con las autoridades de la VUCE


,

Miembros de la comisión directiva de la AAACI se reunieron con autoridades de la Ventanilla Única de Comercio Exterior...


Entrevista al presidente de Fecacera por el canal Youtube de la Aaaci


,

El presidente de Fecacera (Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina), Federico Rodríguez, habla sobre el...


La innovación disruptiva es un camino para generar nuevos y mejores mercados


,

La noticia política más relevante en las relaciones económicas internacionales argentinas es la sucesión de reuniones del presidente Milei con...