Así lo expresó Silvia Martínez -presidenta de la Cámara de la Industria Naval Argentina y del Grupo de Mujeres Maritimistas-. En tal sentido agregó que se tiene que tener en cuenta la gran costa que tiene la Argentina y las posibilidades de negocios que se abren para el sector naval de cara al futuro, en lo que respecta a hidrocarburos, carga seca y transporte de gas.

Lo que creo es que no es posible, ni justificado, que con toda la costa que tenemos no contemos con una flota propia, tanto fluvial, como marítima internacional. Porque tenemos, por ejemplo, transporte de hidrocarburos y de carga seca; y en el transporte de carga seca uno sabe cuánta superficie se siembra y cuál va a ser el volumen de la cosecha, por lo que podemos saber la flota que se necesita para transportar esa demanda. Entonces, con la previsión se debería poder conformar una flota.

En hidrocarburos la problemática es diferente, es decir que ahí se necesita un tratamiento diferenciador porque es un transporte que hoy está afectado por las implicancias climáticas y demás; y de acuerdo con eso las plantas de energía demandan la cantidad de buques para satisfacer esas necesidades. Entonces eso no se puede prever.

Y ahora tenemos una gran oportunidad con el gas y lo que respecta al desarrollo de Vaca Muerta. Al respecto tuvimos reuniones con autoridades de Gobierno en ese sentido porque va a haber una necesidad de buques gaseros, y Argentina puede convertirse en un exportador de gas. Las estimaciones son de una necesidad de 46 buques gaseros a corto plazo, y no los tenemos hoy en el mercado.

¿Argentina podría construir un buque gasero?

S.M.: La verdad que no lo tiene como experiencia pero sabemos que dentro de 5 años vamos a necesitar buques gaseros y hoy se podría planificar la construcción de buques para hidrocarburos, como así también para carga seca y gaseros. Creo que hay una oportunidad en donde Argentina realmente podría volver a tener ese lugar destacado que tuvo en la industria naval y hay cosas que el país podría planificar.

También sabemos que la OMI está solicitando descarbonizar el transporte por agua con un plazo 2030 y 2050, y las flotas que navegan por nuestros ríos no están con la descarbonización, entonces hay una necesidad de renovar las flotas y eso se debería poder planificar también. Ese sería otro nicho para hacer despegar la industria naval; y también los armadores van a necesitar políticas de apoyo.

Entonces primero se requiere de una decisión política, con una visión estratégica, de lo que implica el sector, porque si el transporte, la comunicación y la energía son sectores que hacen a nuestra soberanía, entonces hay que cuidarlos, y no mirar para otro lado como país, por ejemplo, habilitando que ingresen buques extranjeros en rubros que podríamos abastecer nosotros.

Tenemos que prever el tema de la carga seca, de los hidrocarburos, del desarrollo de Vaca Muerta y la exportación que se viene con gas, también las normativas de la OMI a las cuales vamos a tener que adaptarnos con la descarbonización. Es decir, son asignaturas pendientes a resolver, planificar, y que pueden generar empleo.

Fuente: Camara de Industria Naval

Noticias Relacionadas


El duro pronóstico del FMI para Argentina: ¿Cuánto caerá la economía?


,

El FMI publicó el informe de perspectivas de la economía mundial. Qué dice sobre Argentina El FMI pronosticó que...


Mercosur: del proyectado mercado común a la intrascendencia


,

Hace treinta y tres años se firmó el Tratado de Asunción que creó el Mercosur (Mercado Común del Sur)....


Córdoba tendrá un Puerto Seco que beneficiará a unas 500 empresas


,

El gobernador Martín Llaryora firmó el convenio que establece su creación. Permitirá la reducción de costos de logística interna...