Los talleres y diques de la Armada Argentina ubicados en la centenaria Base Naval Puerto Belgrano (BNPB) se encuentran abocados a la puesta en valor de dos unidades pertenecientes a la Marina Mercante Argentina las que una vez en servicio permitirán agilizar las exportaciones provenientes del polo sojero del gran Rosario.

En diálogo con Infobae, el jefe del Arsenal Naval Puerto Belgrano, capitán de navío Rodrigo Ataún explicó que “las instalaciones (talleres y diques secos) tienen la misión primaria de atender las necesidades de mantenimiento de las embarcaciones propias de la Armada Argentina, no obstante cuando dentro de la programación de tareas quedan espacios disponibles ofrecemos nuestras instalaciones y mano de obra especializada al sector privado”.

Según los dichos del jefe naval si se consideran los empleos directos e indirectos que se generan al tener los diques operando a plena capacidad, el beneficio alcanza al menos a unos 1.300 hogares.

La empresa propietaria de las embarcaciones que se modernizan en el predio militar, estaba a punto de contratar las tareas en el extranjero ante la falta de capacidad de los astilleros privados.

Las obras en cuestión consisten en la puesta en valor de la barcaza fluvial que operaba como Alianza C, en una moderna unidad apta para realizar el alije de cereales a bodegas de buques de gran porte que por cuestiones de calado no pueden salir de los distintos puertos sojeros del Paraná con sus bodegas cargadas a pleno.

Dado el estado de deterioro que presentaba al ingresar a dique resultó necesario efectuar el cambio de casi 600 toneladas de chapa naval, recambio de la totalidad de sus sistemas de bombeo y de generación eléctrica, timones, tapas de bodega, carenado, pintado y colocación de diversos componentes en su cubierta. Su porte bruto es de 45.000 toneladas.

Las tareas iniciaron el 1 de julio y se calcula la finalización de estas para fines de setiembre. El proceso de restauración implica además de la intervención del personal civil y militar de la Armada (120 operarios) la participación de 6 empresas privadas de Punta Alta, Bahía Blanca, Azul y Buenos Aires con empleo de al menos 250 personas del sector privado.

Respecto al remolcador de empuje Pablo C, las tareas mayores encaradas incluyen planta propulsora, líneas de eje, válvulas de casco, sondaje total de la estructura del casco para determinar la necesidad de renovación de chapas corroídas, recorrido de anclas y cadenas y carenado, entre otras.

En este caso, más del 90% de las obras están a cargo de personal naval y el resto se reparte entre distintos actores privados. El monto total de la inversión supera los USD 20 millones.

Fuente: Min de Transp y Defensa

Noticias Relacionadas


Reunión con las autoridades de la VUCE


,

Miembros de la comisión directiva de la AAACI se reunieron con autoridades de la Ventanilla Única de Comercio Exterior...


Entrevista al presidente de Fecacera por el canal Youtube de la Aaaci


,

El presidente de Fecacera (Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina), Federico Rodríguez, habla sobre el...


La innovación disruptiva es un camino para generar nuevos y mejores mercados


,

La noticia política más relevante en las relaciones económicas internacionales argentinas es la sucesión de reuniones del presidente Milei con...