IMPACTO DE LA PANDEMIA EN EL TRANSPORTE MARITIMO
07 Jul 2020

 

La pandemia de coronavirus (Covid-19) tienen graves consecuencias para el transporte marítimo internacional, explica una nueva publicación.

 

Se considera que un buque está en reposo cuando se lo saca de servicio y se lo deja anclado en un lugar fijo durante un período de tiempo considerable sin emprender ninguna actividad comercial. En el llamado warm lay-up, los buques todavía tienen tripulación a bordo y pueden estar listos para volver a navegar con relativa rapidez. En un lay-up frío, se retiene una tripulación disminuida para tareas como el mantenimiento, pero la mayoría de los sistemas se apagan. La reactivación de la nave puede llevar tiempo, lo que requiere extensas pruebas para asegurar que es segura, y puede ser costosa, llegando a costar hasta millones de dólares en los peores casos.

 

Debido al cierre de las fronteras, las opciones de repatriación son adas y en muchos casos las tripulaciones han seguido trabajando a bordo durante meses más de lo habitual. Los períodos de servicio más largos, junto con la preocupación por las familias en el hogar, pueden causar fatiga física y mental entre la gente de mar. Se estima que entre el 75% y el 96% de los incidentes marítimos pueden implicar un error humano y la fatiga es una de las principales causas subyacentes.

 

También Las sociedades de clasificación tienen dificultades para organizar la asistencia a las inspecciones programadas, lo que afecta a la validez de la clasificación y la certificación reglamentaria de los buques. Es posible que el mantenimiento del equipo crítico de algunos buques no tenga lugar en el intervalo previsto, ya que los ingenieros de servicio no pueden asistir. Además, se prevé que el número de inspecciones de control del Estado del Puerto puede reducirse debido a las restricciones vigentes, lo que puede dar lugar a que no se detecten las prácticas y condiciones inseguras a bordo.